sábado, 8 de febrero de 2014

MINI CUENTO

Erase una vez en un país muy lejano, vivía una bella princesa, porque las princesas de los cuentos siempre son bellas, 
se llamaba Luna porque como un suspiro se despertó en la noche y se ocultaba con cada día. 
La princesa vivía triste porque alguien había traicionado su corazón y estaba encerrada en mundo gris lleno de ogros y dragones. Un 
día conoció a un príncipe azul, porque los príncipes de los cuentos siempre son azules y lo curioso es que su nombre era Sol y aquello les pareció significativo a ambos.Empezaron a conocerse y cada día iba creciendo la curiosidad de uno por el otro y la prudencia dejó paso a la impaciencia. El príncipe había aniquilado a los dragones y los ogros huyeron ante el poder de su espada. De repente un día la princesa se dio cuenta de que había sonreído, y se dio cuenta de 
que los días empezaban a importarle, y se dio cuenta de que le pellizcaba la vida, y se dio cuenta de que había nacido en ella un sentimiento que lo inundaba todo, y se dio cuenta de que su corazón latía con mas fuerza cuando él la miraba,cuando estaban juntos el mundo era un arco iris de felicidad donde no había nubes de tristeza y las tormentas eran de besos y caricias. Y cada día era un regalo de palabras que escribían sueños, de sueños que despertaban deseos, de deseos que alborotaban la piel,y se dio cuenta de que su reino eran aquellos ojos y que quería reinar 
para siempre en ellos. Un día el príncipe tuvo que alejarse del palacio, por batallar en otros lugares también lejanos y le pidió a la princesa que le esperase, porque él tampoco sabía respirar lejos de su aire ni vivir alejado de su refugio y la princesa lo esperó, lo espera, porque como toda princesa de cuento quiere su final feliz. Quiere ese beso que vuelva a despertarla. 

Y colorín colorado este cuento ha comenzado

No hay comentarios:

Publicar un comentario