domingo, 16 de febrero de 2014

ESCUCHA A TU CORAZON

En la vida, tenemos que tomar decisiones que no son fáciles.
Tememos que cualquier cosa que decidamos disgustará a alguien que amamos.
Es en esos momentos cuando debemos buscar adentro y escuchar esa voz interior que hay en nosotros.
Si sólo escuchamos los deseos de quienes nos rodean e ignoramos nuestros propios sentimientos, nunca seremos verdaderamente felices.
Escucha lo que sabes que es correcto y defiéndelo, porque cuando lo hagas, serás feliz.
Sólo podemos estar en lo correcto si respetamos nuestra voz interior.
No podemos convencernos a nosotros mismos sobre algo que no sentimos o que no coincide con nuestro verdadero sentir.
En muchas ocasiones nos sentimos presionados por quienes nos rodean y ante algo que se nos presenta nos sentimos en una encrucijada ya que nuestra voz interior no coincide con lo que los demás quieren,
desean o sueñan que nosotros hagamos.
Cuando tenemos que tomar decisiones muchas veces nos acercamos a los demás para buscar ayuda, consuelo, consejo o “algo” que nos indique el camino a seguir pero el verdadero camino, el único, es el que llevamos dentro, el que está marcado
por nuestra experiencia, nuestro deseo y nuestra más firme convicción y por sobre todo nuestros sentimientos.


Sólo podemos ser felices si ante todo la elección es nuestra, y aún aunque nos equivoquemos en esa decisión el haber sido motivados por nuestra voz interior nos permite crecer y de ello aprender y a su vez adquirir un experiencia buena o mala.
Si dejamos nuestra vida, nuestras aspiraciones, nuestras decisiones supeditadas a los demás el precio final puede ser muy bueno como puede también conducirnos a un caos total.
Para ser feliz: Siente primero que es lo correcto para ti y nunca dejes de escuchar tu corazón que él es el único que puede darte la verdadera respuesta.

Lucha y sigue adelante

Nadie camina en esta vida sin haber pisado en falso ,
nadie recoge rosas 

sin sentir sus espinas, nadie siente amor sin probar dolor. 
Vale mas fracasar por intentar un triunfo, que dejar de triunfar por temor a un fracaso. 
Lucha por lo que quieras y ama de verdad a la vida.
No te atormentes por el pasado que ya paso, no te lamentes por el futuro que aún no ha llegado,vive el presente y hazlo tan hermoso que merezca ser recordado...

Hay Miradas

Hay miradas que sin duda dicen más que mil palabras y que al verlas todas juntas son como espejos del alma. Hay miradas que cuando miran son hirientes y lastiman, en cambio hay otras tan serenas que consuelan y acarician.
Hay miradas insistentes, misteriosas, recurrentes y las hay indiferentes, como las de tanta gente. Hay miradas que ocultan verdades que dañan y las hay que en la diaria lucha fortalecen y acompañan.
Hay miradas que perdidas entre miles de miradas andan solas por la vida en busca de otras miradas y hay miradas que cautivan por lo bellas y profundas, como tu mirada azul, que me atrapa día a día.
Hay miradas que por tristes enlutan a quien las viste y hay esas miradas dulces que ennoblecen a quien las luce. Hay miradas que derriten hasta el corazón más duro e iluminan suavemente el pensamiento más oscuro.
Hay miradas que perdidas entre miles de miradas andan solas por la vida en busca de otras miradas..

Actitud

“En cuanto a mí, sigo creyendo en el paraíso. Sin embargo ahora sé que no se trata de ningún lugar concreto. Lo importante no es a dónde vas, sino cómo te sientes en el momento en que llegas a formar parte de algo. Y si encuentras ese momento, es para 
siempre.”

Deja de Buscar excusas

Soñar. Creer. Luchar. He ahí la clave de todo. Deja de buscar excusas. Creer que con esfuerzo nos es posible todo. Luchar hasta morir por cumplir cada uno de nuestros sueños. ¿Hasta cuando? ¿Hasta que momento? ¿Cual es la señal para tirar la toalla? Hasta que nos demos cuenta que lo hemos dado todo por intentar alcanzar nuestros sueños. Cuando se ha puesto toda la carne en el azador. Cuando una voz en nuestro interior nos señale que ya dio todo lo que podía dar, y ese momento mis amigos, sin temor a equivocarme, solo llega hasta el final de nuestras existencias, en nuestro lecho de muerte, con nuestro último aliento de vida.
Antes es de cobardes. Tenemos que luchar hasta el final. Caer está permitido, pero levantarse es obligatorio. Debemos recordar el valor supremo del ser humano: nunca darse por vencido. No importa la historia, el teatro o el escenario, el poder de cambiar la historia esta en nuestras propias manos, somos dueños de nuestro propio destino. Sueña. A lo grande. Lucha por lo que amas. Y el universo conspirara para hacer tus deseos realidad.

"Un corazón que escuche"

Una historia que nos enseña a escuchar y acompañar al otro silentemente

Un psicólogo atendía una consulta en un hospital donde la mayoría de sus pacientes eran adolescentes. Un día le derivaron un joven de 14 años que desde hacía un año no pronunciaba palabra y estaba internado en un orfanato.

Cuando era muy pequeño, su padre murió. Vivió con su madre y abuelo hasta hacía un año; cuando tuvo 13 años muere su abuelo, y tres meses después su madre en un accidente. Sólo llegaba al consultorio y se sentaba mirando las paredes, sin hablar. Estaba pálido y nervioso.

El psicólogo no podía hacerlo hablar. Comprendió que el dolor del muchacho era tan grande que le impedía expresarse, y

él, por más que le dijera algo, tampoco serviría de mucho.

Optó por sentarse y observarlo en silencio, acompañando su dolor. Después de la segunda consulta, cuando el muchacho se retiraba, el doctor le puso una mano en el hombro: "Ven la semana próxima si gustas... duele ¿verdad?. El muchacho lo miró, no se había sobresaltado ni nada; sólo lo miró y se fue.

Cuando volvió a la semana siguiente, el doctor lo esperaba con un juego de ajedrez. Así pasaron varios meses sin hablar, pero él notaba que David ya no parecía nervioso y su palidez había desaparecido.

Un día mientras el doctor miraba la cabeza del muchacho cuando él estudiaba agachado en el tablero de ajedrez, estaba pensando sobre lo poco que los hombre saben acerca del misterio del proceso de curación. De pronto David alzó la vista y lo miró y le dijo: "Le toca".

Ese día empezó a hablar, hizo amigos en la escuela, ingresó a un equipo de ciclismo y comenzó una nueva vida, su vida. Posiblemente el médico le dio algo, pero también aprendió mucho de él. Aprendió que el tiempo hace posible lo que parece dolorosamente insuperable; a estar presente cuando alguien lo necesita; a comunicarnos sin palabras.

Basta un abrazo, un hombro para llorar, una caricia; un corazón que escuche.

LAS GALLETAS

Cuando aquella tarde llegó a la vieja estación, le informaron que el tren en que viajaría se retrasaría aproximadamente una hora. Entonces, la elegante señora, visiblemente fastidiada, compró una revista, un paquete de galletas y una botella de agua para pasar el tiempo. Buscó un banco en el andén central y se sentó, resignada para la espera. Mientras hojeaba la revista, un joven vino a sentarse a su lado y comenzó a leer un diario. En cierto momento, la señora observó cómo aquel muchacho, sin decir una sola palabra, estiró la mano, tomó el paquete de galletas, lo abrió y comenzó a comerlas, una a una, despreocupadamente.

La mujer acabó por molestarse, pero no quería ser grosera, ni tampoco dejar pasar aquella situación o hacer de cuenta que nada estaba sucediendo; así que, con un gesto exagerado, tomó el paquete y extrajo una galleta, la exhibió frente al joven y enseguida se la llevó a la boca, mirándolo fijamente a los ojos.

Como respuesta, el joven tomó otra y con la vista fija en ella la comió y sonrió. La señora, furibunda, tomó una nueva galleta y, con ostensibles señales de fastidio, volvió a comer otra, sosteniendo de nuevo la mirada en el muchacho.

El diálogo de miradas y sonrisas continuó entre galleta y galleta. La señora cada vez más irritada, y el muchacho cada vez más sonriente.

Finalmente, la mujer se dio cuenta de que en el paquete sólo quedaba una galleta. «No podrá ser tan cara dura», pensó, mientras miraba alternativamente al joven y al paquete de galletas.

Con calma, el joven alargó la mano, tomó la última galleta, y con mucha suavidad la partió exactamente por la mitad. Así, con un gesto amoroso, ofreció una parte a su compañera de banco. «¡Gracias!», dijo la mujer, tomando con rudeza lo que le ofrecían. «De nada», contestó el joven sonriendo suavemente, mientras comía su mitad. Entonces, se anunció la partida del tren.

La señora se levantó furiosa del banco y subió al vagón. Al arrancar, desde la ventanilla de su asiento, vio al muchacho todavía sentado en el andén, y pensó: «¡Qué insolente, qué mal educado, qué será de nuestro mundo!».

Sin dejar de mirar con resentimiento al joven, sintió la boca reseca por el disgusto que aquella situación le había provocado, abrió su bolso para sacar la botella de agua y se quedó totalmente sorprendida cuando encontró, dentro de su cartera, su paquete de galletas sin abrir.

Cuántas veces nuestros prejuicios nos hacen valorar erróneamente a las personas; cuántas veces la desconfianza ya instalada en nosotros, hace que juzguemos injustamente perdiendo la gracia natural de compartir y enfrentar situaciones.

La Esperanza

La esperanza no es fingir que no existen los problemas, es realmente la forma más exacta de encontrar las soluciones, que nos brinda la vida cotidiana.

Es la confianza de saber que estos no son eternos, que las heridas curarán, y las dificultades se superarán. Es tener fe, es una fuente de fortaleza y renovación absoluto de nuestro interior, la que nos guiará desde la oscuridad hacia la luz.

Cuando el amor profundo de tú vida no te quiere, cuando la llamada que esperas nunca llega, cuando no consigues el trabajo que deseas, cuando no recibes la invitación que esperabas..... el mensaje no es que no te lo mereces..... el mensaje no es que no eres importante..... el mensaje es que tú mereces algo mejor. Cada vez que sientas decepción por no recibir lo que deseas ó esperas, no lo veas como rechazo ó mala suerte.... simplemente piensa que es una tremenda oportunidad a algo mucho mejor de lo que esperabas obtener de la vida.

La vida está hecha de millones de momentos, vividos de mil maneras distintas ó diferentes. Algunos, buscamos amor, paz, armonía, comprensión, ternura. Otros sobrevivimos día a día, semana a semana, mes a mes, y de año a año. Pero no hay momentos más plenos que aquel en el cual descubrimos con alegría, que la vida , con sus constantes alegrías, y sus penas, debe ser vivida a plenitud día a día.



Aunque vivamos en una mansión de cuarenta cuartos, rodeados de riquezas y siervos los cuales nos sirven a plenitud ó en una choza humilde, ó luchemos de mes en mes para pagar el alquiler, tenemos el poder absoluto de estar totalmente satisfechos, y vivir una vida con verdadero significado.

Día a día, semana a semana, mes a mes, año a año, tenemos ese poder absoluto, gozando cada momento que nos ofrece la vida, y regocijándonos de cada sueño. Porque, cada día es nuevo y flamante, y podemos empezar de nuevo y realizar todos nuestros más anhelados sueños, en un mundo futurista.

¡CADA DÍA ES NUEVO, Y SI LO VIVIMOS PLENAMENTE, PODREMOS REALMENTE GOZAR DE LA VIDA Y VIVIRLA A PLENITUD, Y REALIZAR NUESTROS MÁS ANHELADOS SUEÑOS FUTUROS!

ÚNICA

YO SOY UN SER ÚNICO EN TODA LA TIERRA, NADIE ME COMPRENDE MEJOR QUE YO Y NADIE SABE LO QUE NECESITO MEJOR QUE YO.No tomo en consideración la opinión de nadie acerca de mí, pues nadie me conoce mejor que yo misma.

2.- NADIE VA A DARME LA FELICIDAD; SÓLO YO PUEDO CONSEGUIRLA.Tomo la responsabilidad de mi vida, de la búsqueda y el esfuerzo por encontrar lo que necesito.

3.- LO QUE RECIBO AHORA ES LO QUE SEMBRÉ AYER Y LO QUE SIEMBRE AHORA SERÁ LO QUE RECIBA MAÑANA Mis problemas actuales son resultado de mis acciones incorrectas en el pasado.Lo que haga en este momento presente, será lo que siembre para el futuro.

4.- NI EL PASADO NI EL FUTURO PUEDEN LASTIMARME; SÓLO EL PRESENTE TIENE VALOR EN MI VIDA.Sólo tiene valor para mí este momento presente, pues es el único que existe.

5.- SÓLO YO DECIDO LO QUE DEBO HACER EN ESTE MOMENTO.Las influencias ajenas son tan sólo eso: influencias.Yo soy la única persona que puede decidir qué hacer en este instante.


6.- SÓLO EN EL AMOR Y EN LA PAZ INTERIOR PUEDO TOMAR LAS DECISIONES CORRECTAS.Actuaré desde un estado de paz y con amor. De esta manera, las acciones que tome estarán inspiradas en mi más alta capacidad, tanto de servicio como de inteligencia.

7.- EN MIS DECISIONES TOMARÉ SIEMPRE EN CUENTA EL BENEFICIO DE LOS DEMÁS.De esta forma, mi vida se estará encaminando hacia la más alta gloria, que es la de recibir la compensación por el servicio prestado a los demás.

8.- MI CARA ES EL REFLEJO DE MI ESTADO INTERIOR.Cuidaré siempre el aspecto de mi rostro, adornándolo siempre con una sonrisa y mis ojos se encontrarán siempre prestos a mandar una mirada de amor, porque de esta forma, estaré reflejando la serena armonía de quien ha aprendido a caminar en el sendero de la felicidad.

9.- SOY UNA PERSONA AL SERVICIO DE LA HUMANIDAD.Tendré presente en cada momento, que todo lo que yo haga, todo lo que yo diga, todo lo que yo piense o sienta, servirá para la gloria de la humanidad, o bien, para la perdición de ella.

10.- YO TENGO UNA MISIÓN EN LA VIDA.Ser feliz y hacer feliz a los demás.

La forma de decir las cosas

Una sabia y conocida anécdota árabe dice que en una ocasión, un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó a llamar a un Adivino para que interpretase su sueño.
- ¡Qué desgracia, Mi Señor! - exclamó el Adivino - Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.
- ¡Qué insolencia! - gritó el Sultán enfurecido - ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡¡¡Fuera de aquí!!!

Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos.
Más tarde ordenó que le trajesen a otro Adivino y le contó lo que había soñado.
Éste, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:
-¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada... ¡El sueño significa que sobreviviréis a todos vuestros parientes!
Iluminóse el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó le dieran cien monedas de oro.
Cuando éste salía del palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:
-No es posible!, la interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer Adivino. No entiendo porque al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro...
-Recuerda bien, amigo mío- respondió el segundo Adivino -que todo depende de la forma en el decir... uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender el arte de comunicarse.
De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra.
Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, de esto no cabe duda, más la forma conque debe ser comunicada es lo que provoca, en algunos casos, grandes problemas.
La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura, ciertamente será aceptada con agrado.

LA TRISTEZA Y LA FURIA

En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta...
En un reino mágico, donde las cosas no tangibles, se vuelven concretas.
Había una vez... un estanque maravilloso.
Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente...
Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia.
Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas las dos entraron al estanque.
La furia, apurada (como siempre esta la furia), urgida -sin saber por qué- se baño rápidamente y más rápidamente aún, salió del agua...
Pero la furia es ciega, o por lo menos no distingue claramente la realidad, así que, desnuda y apurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró...
Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza...
Y así vestida de tristeza, la furia se fue.
Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho, sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente, salió del estanque.En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba.
Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.
Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad... está escondida la tristeza.

JORGE BUCAY

MORALEJA: Muchas veces las cosas no son lo que parecen, tras una actitud hostil puede esconderse un corazón herido.

Nostalgia e Impotencia

Sucede que extraño el calor del afecto ajeno,sucede que ayudar al prójimo se confunde con el miedo,sucede que perdimos la confianza, la fe, la palabra.Eso es lo que pasa, cuando nos invade la desesperanza.Sucede que el pasado quedó muy atrás en el olvido de la nostalgia en el suspiro de los recuerdos en el cajón del abuelo.Sucede que no acepto este presente tan insolente donde los malos tratos son moda donde las diversiones matan a jóvenes donde todo vale mas que la vida Sucede que las armas andan sueltas y las mentes están aún mas enfermas que el odio se hace potente que el asesino tiene defensa…que los buenos pagamos las consecuencias…

Costumbre

Hablando de costumbres…Estoy acostumbrada a priorizar la vida antes que nada,me gusta la costumbre de agradecerle a Dios cada despertar,no quiero perder la costumbre de una sonrisa,de reír a carcajadas, de eso que le hace tan bien a mi alma.No quiero acostumbrarme a los malos tratos,ni a la envidia ni a la codicia.No me gusta la costumbre de las drogas, del alcohol,de la falta de valores en la familia.Quiero esas costumbres de confiar en la palabra,de guardar un secreto, de códigos, de respeto.No quiero la costumbre de que me pisen, me roben,me maten, me quiten lo sagrado, que es la vida de mis amados.Quiero la costumbre de cosechar lo que se siembra,no quiero la costumbre de la indiferencia,quiero acostumbrarme a ver en los niños la inocencia,no me gusta la costumbre de verlos adultos sin tener experiencia.

Te Extraño

Si tu voz…

Si tu voz yo volviera a escuchar
sería el sonido de las olas rompiendo en la orilla del mar
matizando la belleza de una isla.
El silencio hoy se aqueja
porque tu voz ya está muerta.
No habrá recuerdo que pretenda
tu voz revivir
pues se diluye y se apaga
cuando la quiero volver a oír.
Cuánto tiempo ha pasado
y yo sigo ilusionada
con el reencuentro
con estar a tu lado
con volver a sonreír.
Las palabras se tornan pesadas
al repetirlas una y otra vez,
es que tu voz se pierde
y yo necesito escucharla
aunque me mantenga callada,
aunque dormida esté.
Sólo deseo que ese sonido
sea tu voz en mis oídos
y guardarla en mi memoria
hasta volverte a ver…

Hoy voy a aprender a ser feliz!!!

Voy a amar a las personas por lo que son, seres humanos como yo, no por los malos momentos que me han hecho pasar los voy a odiar, al contrario agradeceré esos momentos de dolor porque gracias a ellos aprendí a madurar y por eso los voy a amar.
Voy a sonreír ante las situaciones difíciles y ante aquellos que me lleguen a lastimar, en vez de darles una mala palabra o maldición, les daré una sonrisa llena de bendición desde lo más profundo de mi corazón.
Para ser feliz también debo pensar que no siempre estarán conmigo las personas a las que amo, por eso cuando no esten a mi lado recordaré todos los bellos y felices momentos que pasamos juntos y eso me hará sonreír.
Y lo más importante, pondré absolutamente toda mi confianza en Dios, él conoce mi condición y sabe lo que es mejor para mi, y sé perfectamente que me ayudará a ser feliz.
Espero que tu también logres ser feliz no solo hoy, sino siempre. 


Actitud De Mujer

Soy así, una mujer que cae, que se levanta con coraje, que no le teme a nada, ni siquiera al mundo que desconoce, que ansía, que ama, que sufre y llora.Que se apasiona, que reconoce, que se aleja sólo para ver mejor, que no tiene nada pero lo tiene todo, que se tiene a sí misma, que lucha por ser cada día mejor, que se valora, que no se esconde ni huye jamás.!!

Tres cosas para conservar:

Serenidad...Esperanza...Honestidad... Tres cosas para aprovechar: Tiempo...Palabras....Oportunidades... Tres cosas para elegir: Amigos...Soñar...Seguir mis principios... Tres cosas para cuidar:Mi salud...Mis afectos ...Mi buen ánimo... Tres cosas que no quiero:"""" Y QUE NO POSEO"""""" Envidia...Rencor...Soberbia

Así es la vida

No se si alguna vez les ha pasado, a mi en particular me pasa mucho, me cuesta mucho adaptarme o aceptar cambios, no se si por miedo a lo desconocido, a no saber como reaccionar, que hacer? es por esto que les dejo está reflexión que me parece muy buena y para tomar en cuenta……Cerrando puertas, cerrando capítulos, como quiera llamarlo.Lo importante es poder cerrarlos. Lo importante es poder dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó con su trabajo?


¿Se acabó la relación?

¿Ya no vive más en esa casa?

¿Debe irse de viaje?

¿La amistad se acabó?

Puede pasarse mucho tiempo de su presente ‘revolcándose’ en los porqués, en devolver el cassete y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.
El desgaste va a ser infinito porque en la vida, usted, yo, su amigo, sus hijos, sus hermanas, todos y todas estamos abocados a ir cerrando capítulos.
A pasar la hoja.
A terminar con etapas o con momentos de la vida y seguir para adelante.
No podemos estar en el presente añorando el pasado.
Ni siquiera preguntándonos por qué.
Lo que sucedió, sucedió.
Y hay que soltar, hay que desprenderse.
No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. No.
¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!
Por eso a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa.
Papeles por romper, documentos por tirar, libros por vender o regalar.
Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.
Dejar ir, soltar, desprenderse.
En la vida nadie juega con las cartas marcadas y hay que aprender a perder y a ganar.

Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente.
El pasado ya pasó.
No espere que le devuelvan, no espere que le reconozcan, no espere que “alguna vez se den cuenta de quién es usted”.
Suelte el resentimiento, el prender “su televisor” personal para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarlo mentalmente, envenenarlo, amargarlo.
La vida está para adelante, nunca para atrás.
Porque si usted anda por la vida dejando “puertas abiertas”, por si acaso, nunca podrá desprenderse ni vivir lo de hoy con satisfacción.
Noviazgos o amistades que no clausuran, posibilidades de “regresar” (¿a qué?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que lo invadieron.
¡Si puede enfrentarlos ya y ahora, hágalo! Si no, déjelo ir, cierre capítulos. Dígase a usted mismo que no, que no vuelve. Pero no por orgullo ni por soberbia sino porque usted ya no encaja allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en ese escritorio, en ese oficio, usted ya no es el mismo que se fue, hace dos días, hace tres meses, hace un año, por lo tanto, no hay nada a que volver.
Cierre la puerta, pase la hoja, cierre el círculo.
Ni usted será el mismo ni el entorno al que regresa será igual porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.
Es salud mental, amor por usted mismo desprender lo que ya no está en su vida.
Recuerde que nada ni nadie es indispensable.
Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque cuando usted vino a este mundo “llegó” sin ese adhesivo, por lo tanto es “costumbre” vivir pegado a él y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy le duele dejar ir.
Es un proceso de aprender a desprenderse y humanamente se puede lograr porque, le repito, nada ni nadie nos es indispensable.
Sólo es costumbre, apego, necesidad.
Pero… cierre, clausure, limpie, tire, oxigene, despréndase, sacuda, suelte.
Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escoja, le ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.
¡Esa es la vida!

LA PRINCESA DE LOS OJOS TRISTES

Yo no soy ninguna princesa 
Ni esto es un cuento de hadas, 
Hoy me mire en el espejo 
Y no vi el reflejo de una princesa 
Solo vi unos ojos, unos ojos tristes. 
Unos ojos que se cubrieron con un velo de tristeza. 
Unos ojos que lloran por dentro, 
Que rehúyen de su reflejo en el espejo, 
Unos ojos que no desean llorar más. 

Esto no es un cuento 
Ni yo una princesa. 
Solo soy eso, una mujer 
Una mujer que se mira en el espejo 
Y que no ve nada en el. 

Dime… ¿Qué ves tú?

Quiero ser:

• la luz que ilumine tus sueños.
• la pasión que palpita en tu pecho.
• el manantial que calme tu sed.
• la poesía que sale de un corazón enamorado.
• la bella dama de tus sueños.
• tu única fuente de placer.
• la inspiración de tus besos.
• la mejor estrategia de tu vida.
• los rayos de sol que acarician tu cuerpo.
• el llanto de tus ojos y risa de tus labios.
• la única llave que abra la puerta de tu corazón.
• quiero ser para ti… lo que tú desees...

Mundo Incierto

Pero los sueños se rompen en pedazos cuando se topan de frente con la realidad, porque la realidad, a menudo es radicalmente distinta a como como uno cree, las personas no siempre son lo que aparentan ser, ni las relaciones, ni mucho menos los amigos. Y esa realidad es la que se encarga de poner a cada uno en su sitio lo que uno cree que es negro, puede ser blanco, lo que uno cree que es blanco, probablemente sea de todos los colores del arco iris.
Uno sabe como empiezan las cosas, pero nunca se sabe cuando van a terminar.

martes, 11 de febrero de 2014

ABC Te Amo

Te Gustan las imágenes con Iniciales?Muy bien busca la tuya y guardala en tu pc,para luego subirla a las redes sociales,como imagen de perfil porque no?... o si deseas regalar a tus amigos y familia puedes tomarlas a todas,son tuyas,especial San Valentin!!

























sábado, 8 de febrero de 2014

Soy sincera

Sí, puede que tenga muy mal humor, que cuando esté enfadada la pague con quien no deba, que diga cosas de las que después me arrepienta, que mi orgullo me supere en muchas ocasiones, que me enfade por cualquier tontería, que diga siempre lo que pienso, que no me calle ante algo que me parece injusto, que me arrepienta después de haber hecho algo, que me cueste pedir perdón o decir te quiero, que sea cabezota, que haga cosas que no deba, etc. Pero eso sí, prefiero decir las cosas que pienso a la cara, que decirlas a la espalda. Prefiero decir te quiero cuando de verdad lo sienta, en vez de decir algo que no sienta. Prefiero arriesgar, en vez de no hacer nada por temor a perder. Prefiero llevarme un palo,antes que nunca darme cuenta de la verdadera realidad. Prefiero equivocarme, para así poder aprender de mis errores. Prefiero decir las verdades, aunque duelan. Pero sobre todo, prefiero decir todo lo que pienso, a ser otra falsa más de este planeta.

Tu día puede ser bello y positivo

Puedes pensar que la vida está llena de sinsabores, de tristezas y de malos momentos..
Pero la vida puede ser bella si aprendes a mirar con buenos ojos lo que tienes por delante.
Hay muchos motivos por los que estar feliz, abre tus ojos, comienza a contar tus bendiciones… y camina con la cabeza bien alta, eres una mujer maravillosa.

A veces creo que te olvido

A veces creo que te olvido, y mira si no es cruel el destino, que el corazón se empeña en recordar. Por la noche suelo despertar y aunque no recuerde mi sueño, sé que en él habías de estar.

A veces creo que te olvido, y no sé si te olvido en realidad, o es tanto lo que este sentimiento me abruma en esta mi soledad. Por que aun cierro los ojos y te veo a mi lado, aun cierro los ojos y vuelvo a vibrar, al sentirme abrazada a ti, al sentir que nada puede salir mal.

A veces creo que te olvido, pero a mi alma se le olvida olvidar. Por que aun ruego un minuto de tu vida, el sentimiento me traiciona y termino por llorar. Y dicen que no tengo remedio y en realidad no sé si es verdad, solo sé que busco una salida y no la puedo encontrar.

A veces creo que te olvido y apareces justo frente a mí, y no sé si empiezo a odiar el primer día que te vi o a maldecir el día que te perdí y te fuiste de mí.

A veces creo que te olvido y me parece que tú lo haces también, si es así no me olvides por completo, si es así piénsalo bien. No quisiera creer que te niegas a ti mismo que algo tan bello pudo pasar, pues me duele en el alma saber que desearías mejor poderme odiar.

A veces creo que te olvido y termino por creer que estoy ligada a ti, de algún modo, y pienso que no es tan malo pues aun no te puedo olvidar; ¿Y sí tu también estas ligado a mí? No puede ser tan malo pues recuerda que somos “lo mejor de lo peor que nos ha pasado”.

A veces creo que te olvido y sabes, mi ser grita cuanto te amo y me pide que lo esconda, pero me exige que no me lo niegue. Y vuelvo a preguntarme si aun sientes lo mismo que yo. Y vuelvo a desear que llegues y añorar lo que ya paso.

A veces creo que te olvido y es mi mente la que empieza a imaginar, que un día en algún momento te he de poder amar. Y no es que viva del pasado, y no es que la vida se me vaya en lamentar pero a veces siento como si no importara, lo que un día se hizo realidad.

No sé si entiendas mis palabras, no sé si me pueda explicar que es tanto lo que te he amado que en mi corazón yace una herida que es difícil de sanar.